Metrópolis, Ferenc Karinthy

metrópolis_cover4El título de esta novela lo han traducido como Metrópolis y eso, inevitablemente, creo que condiciona la interpretación de la historia en una dirección que no es necesariamente la más jugosa. El título original que le puso su autor fue Épépé, que para nosotros no significa nada, y solo significa algo después de leer la novela. Es el nombre de un personaje que conoce el protagonista y es un nombre que pertenece a una lengua desconocida para él. Porque el protagonista de esta novela, Budai, llega en avión a una ciudad donde nadie habla ni su idioma ni ningún otro idioma por él conocido. Por él, que es lingüista y se maneja con soltura en ocho o nueve idiomas distintos. Así que su soltura pierde valor por completo y entonces, entonces sí, la metrópolis donde ha recalado toma lentamente protagonismo, pone a prueba su identidad. No sabe bien cómo ha llegado allí, no se entiende con nadie, no consigue orientarse. Si no espabila, a lo mejor se queda encerrado. Karinthy empieza a contarlo así:

“Volviendo a pensar en ello, lo que debió de suceder es que Budai se equivocó de salida, se subió probablemente a un avión con otro destino, en la barahúnda de la correspondencia, y los empleados del aeropuerto no se percataron del error. Posteriormente no fue ya capaz de determinar en qué dirección había volado ni durante cuánto tiempo ya que, en cuanto los motores empezaron a girar, reclinó el respaldo de su asiento y se durmió. Estaba agotado, apenas había descansado los días anteriores, había estado trabajando de valiente, pues tenía, entre otras cosas, que redactar la conferencia que iba a dar en el Congreso de lingüística de Helsinki, adonde se dirigía. Lo despertaron una sola vez, para servirle el almuerzo, y volvió a dormirse inmediatamente después, quizá diez minutos, quizá diez horas, o más. No se había llevado el reloj de pulsera, tenía la intención de comprar uno nuevo, y de vuelta a casa hay que evitar llevar dos relojes al pasar por la aduana; de manera que ni tan solo puede conjeturar la distancia que lo separa de casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: